Saltear al contenido principal
Así Se Nada En Aguas Abiertas

Así se nada en aguas abiertas

Las imágenes de las competiciones Iron Man nos despiertan a más de uno el gusanillo de participar algún día en ellas. Pero vamos paso a paso y, antes de lanzarnos a la aventura, mejor plantearse retos más accesibles y sencillos para principiantes.

¿Qué te parece empezar a prepararte para un triatlón? Puede que haya llegado el momento de ir más allá y apostar por la triple disciplina. Muchos atletas que deciden intentarlo encuentran en el mar su mayor obstáculo. Acostumbrado a entrenar en piscina cuando te lanzas a aguas abiertas, la cosa cambia y lo cierto es que un poco de impresión y respeto, da.

Por ello, queremos compartir algunos consejos para dejar ese “miedillo” atrás, que para algo somos Braves ¿no? Vamos a ello 🙂 .

 

Sé previsor

No esperes al día de la competición para probar a nadar en el mar y ve acostumbrándote a las diferencias con la piscina. Tampoco estrenes neopreno el día de la travesía: nadar con esta prenda puede resultarte un poco incómodo al principio por la presión que ejerce. Además, comprueba que es tu talla correcta.

El día de la competición, acude un poco antes y métete en el agua, te ayudará a saber mejor la fuerza y la dirección de las olas.

 

No te agobies ante la multitud

Llega el momento de la salida y el mar se convierte en un torbellino de agua lleno de brazadas y patadas que no permiten ver nada. Tranquilo, intenta aprovechar el rastro de otro nadador para seguir una dirección en el mar.

No hace falta que te enganches a sus pies, pero sí debes de fijarte en la marca que va dejando para que te sirva de guía.

aguas abiertas

 

Oriéntate

Aunque estés siguiendo a otro nadador es muy importante que estés orientado en todo momento. Para ello, acostúmbrate a sacar la cabeza cada 4 o 5 brazadas para saber dónde te encuentras, lo que te espera delante y hacia dónde tienes que dirigirte.

 

Aprende a respirar por los dos lados

A pesar de que en la piscina solemos respirar siempre hacía el mismo lado, cuando nos metemos en el mar esta técnica ya no nos sirve, porque las olas pueden venir del lado que estamos acostumbrados y de lo único que servirá será para tragar agua.

Así que aprende a respirar por ambos lados y vete intercalando la respiración con la brazada.

aguas abiertas

 

Nada al ritmo de las olas

Algunos lo definen como bailar con las olas, pero lo cierto es que cuando vas de frente a la ola lo mejor es compaginar el ritmo de tu brazada con el de ola.

Espera a la bajada de la ola para acompasar tu brazada. Por otro lado, cuando sientas que la corriente te lleva, intenta nadar hacia la otra dirección, en paralelo a la costa o en diagonal, aunque sumes unos metros más.

 

Esperamos que con estos consejos te hagas una idea de lo que te puedes encontrar el día de la competición y prepararte para salir victorioso del mar.

Para una preparación más estricta, monitoriza tus entrenamientos de natación con nuestra APP. ¡Podrás ver tus logros y progresos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba