Saltear al contenido principal
Cómo Iniciarte En El Yoga

Cómo iniciarte en el yoga

Braves, hoy os queremos explicar en qué consiste el yoga y algunos trucos para principiantes. Si quieres iniciarte en el yoga y no sabes cómo empezar… ¡sigue leyendo!

El yoga es más que un simple ejercicio. Es el deporte por excelencia de la meditación. A través de unas sencillas instrucciones o pasos, el practicante de yoga es capaz de alcanzar una conexión directa y estrecha con su propio cuerpo y alma. De esta forma, se llega a un punto de relajación que sólo unos pocos deportes consiguen.

Se trata de una de las actividades deportivas que no sólo trabajan el cuerpo,  también trabaja la mente. Es por eso que la práctica del yoga se ve reflejada en diferentes campos personales: el estado físico, el energético y, como venimos diciendo, el mental.

La increíble adaptación de los ejercicios de yoga es tal que cualquier persona puede practicarlo. Para las mujeres embarazadas resulta el deporte perfecto porque es la mejor forma de mantenerse en forma sin realizar movimientos bruscos.

yoga

 

Algunos de los beneficios del yoga son los siguientes:

  1. Reduce el estrés: la respuesta que recibe nuestro organismo al practicar yoga es tan positiva que es capaz de conseguir reducir el estrés, ya que los ejercicios característicos de este deporte liberan cortisol: la hormona del estrés.
  2. Mejora la respiración: como consecuencia de la anterior. El estrés puede alterar nuestra respiración y, si conseguimos reducirlo, podremos obtener una mejora evidente de la respiración.
  3. Aumenta la flexibilidad: los ejercicios del yoga son el mejor aliado para los movimientos de tu cuerpo. Tu flexibilidad se verá mejorada y, por supuesto, reducirás algunos dolores musculares gracias a esto.
  4. Consigue la paz interior: muchas veces ésta es necesaria para sentirnos bien con nosotros mismos. Tu físico se verá positivamente afectado por el yoga, pero, ¿hay algo más importante que quererse también por dentro? 🙂
  5. Te mantendrás en forma: esto es lo que principalmente buscamos todos a la hora de hacer deporte. ¡Pues con el yoga también! Sus diferentes ejercicios y modalidades son perfectos para mantenerte en forma.

yoga

 

Y ahora que ya conoces los principales beneficios del yoga, querrás saber por dónde empezar, ¿verdad? Lo haremos por el principio, ¡claro!

 

Elige el lugar para hacerlo

El lugar en el que realizarás tus ejercicios de yoga es muy importante. Este sitio tiene que cumplir unas características concretas:

  • Un sitio tranquilo y libre de ruidos. El silencio es lo más importante.
  • Lejos, muy lejos de distracciones como el móvil o la televisión.
  • Estar solo. Pero, si alguien te acompaña, que también se sume a practicar yoga.

Lo mejor es hacer yoga en centros dedicados a este deporte, pero si prefieres hacerlo en casa intenta tener en cuenta estos tips para hacerlo a la perfección.

 

Un vestuario adecuado

No, practicar yoga no es llegar con lo puesto y situarte para comenzar. Utiliza ropa cómoda que te permita realizar todo tipo de movimientos.

Y, por supuesto, ¡no practiques yoga en el suelo! Trata de ponerte encima de una esterilla para no hacerte daño y evitar algunas lesiones. Lo que prima en este deporte es la comodidad y la tranquilidad, ya sabes.

Puedes ayudarte de otros accesorios para hacer yoga más cómodamente. Si lo crees necesario, cuenta con tener a mano elementos como un cojín, una manta…

yoga

 

Y, ahora, ya puedes empezar

Cuando tengas los dos puntos anteriores preparados, ¡estás listo para comenzar! Te damos cuatro ejercicios básicos para comenzar con el yoga para principiantes:

Postura del Diamante: siéntate sobre tus talones con las rodillas flexionadas. Respira profundamente y notarás que tus hombros y brazos empiezan a relajarse.

Postura de la Mariposa: une las dos plantas de tus pies sentado y alarga tu columna mientras respiras profundamente por la nariz. Si practicas esta postura repetidamente, verás un cambio de postura corporal, en la forma de sentarte y también de respirar.

Postura de la Montaña: ponte de pie. Con las piernas separadas (alineando las rodillas con los tobillos), estira tu columna mientras relajas hombros. La cabeza bien arriba y alarga el cuerpo lo máximo que puedas. La respiración en esta postura es clave.

Postura del Niño: estando de pie, baja poco a poco hasta llegar a la esterilla apoyando las rodillas en la misma. El peso de tu cuerpo es el protagonista en alcanzar el reposo. ¡Añade el cerrar de ojos para respirar mejor!

 

¿Estás preparado para practicar la meditación? El yoga es, en definitiva, un buen deporte para combinar con otros que necesitan más acción, algo conocido también como el entrenamiento cruzado. ¡Esperamos que tu experiencia sea tan buena que repitas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba